Hora de junio

Hora de junio

0.00 Avg rating0 Votes
Serie: NA
Editoras: Ediciones Hipocampo
Géneros: Poesía
Autoría:
Páginas: 110 pages
Tags: Poesía mexicana
Language: Español
Dueño: Biblioteca de Luis Pastori
Notas extras: NA

Carlos Pellicer publicó Hora de junio cuando tenía cuarenta años, en 1937. Este libro reúne poemas escritos entre 1929 y 1936. Marca una segunda etapa en la obra del autor, ya que agrega un registro intimista mediante poemas amorosos, aspecto que lo liga con Recinto y otras imágenes (1941).

La estructura del volumen resulta llamativa por la agrupación interna de los poemas y los núcleos temáticos y, a veces, también estilísticos; a lo largo de la obra se intercalan poemas que llevan el nombre de "Horas de junio" con otros títulos y temas variados. 

Mientras que en los poemas de “Horas de junio” el tono es dolorido, dado que el tema que los unifica es la evocación de un pérdida amorosa, en el resto, Pellicer explora la dimensión plástica del paisaje desde diferentes estrategias poéticas en el característico tono celebratorio de este sector de su obra. Predominan el mar y algunas escenografías tropicales, como en “Grupos de palmeras”; sin embargo, hay menciones importantes a la vida en la ciudad. El tratamiento del lenguaje, cercano a la musicalidad del Modernismo (y lo que éste toma del Barroco), indaga una voluntad de experimentación, próxima a las vanguardias y que, en todo caso, evidencia el desarrollo pleno de un estilo personal, heterodoxo. Hora de junio es considerado uno de los libros más representativos de la poesía de Carlos Pellicer

Incorporó la primera intención de “Esquemas para una oda tropical” –previamente publicada– cuya independencia se acentuó con la aparición varios años después de la segunda intención de este poema extenso.

Recientemente la crítica ha señalado que en los sonetos de “Horas de junio” se encuentran algunos de los primeros poemas homoeróticos de la poesía de México. La edición estuvo a cargo de Xavier Villaurrutia y fue objeto de una adaptación musical por el compositor Silvestre Revueltas.

Fuente: elem.mx.

Comentarios

Required fields are marked *. Your email address will not be published.