El eterno aprendiz - El resplandor

El eterno aprendiz - El resplandor

0.00 Avg rating0 Votes
Serie: NA
Editoras: Bid & Co. Editor
Géneros: Poesía
Autoría:
Páginas: 90 pages
Tags: Poesía venezolana
Language: Español
Dueño: Carlos Colmenares Gil
Notas extras: NA

Luego de muchos años desaparecida de entre nosotros, he aquí dos nuevos títulos de María Auxiliadora Álvarez, en esta oportunidad de la mano de bid & co editores. Sin renunciar a sus logros, en cuanto a brevedad y plenitud, Álvarez retoma el duro trabajo de la palabra, partiendo de la misma estética de los anteriores Cuerpo (1985), Ca(z)a (1990) e inmóvil (1996), cuyas apariciones bastaron para colocar su nombre en la memoria y en el interés de los lectores, a juzgar por su gracia y precisión para dar en el blanco y por su honradez al poner en escena los íntimos asuntos femeninos. Acá continúa el arte de mirar de nuevo entre los seres, en el espacio y en las cosas, al mismo tiempo que propone una visión del mundo en estrechez. Esta poesía es el canto de una asombrada ante el mundo, la épica espiritual de quien no duda en desnudar sus dudas y sus más terribles temores, como quien vive escondido detrás de una puerta y aprende de nuevo a mirar en el mundo.

El primer libro, El eterno aprendiz, sabe poner este aprendizaje en verso breve y dubitativo, brevedad que va moviendo el sentido del texto siempre hacia un final feliz, en sosegadas sentencias que denotan la voz de una poeta en plena madurez expresiva: El fuego indispensable/ es casi imperceptible// por lo mínimo/ silencioso/ y paulatino de sus formas// no crece más de milímetros escasos/ no consume su morada/ ni derrama su organismo// y se alimenta de su hondura/ desatento al resplandor/// (Lección de fuego, p. 17). Gota incesante/ que no forma pozo/ ni charco// ni río/ Ni ojo// falsa gota/ falsa ciega// no que no ve/ si no que ve mal// y cuenta lo que ve mal// como bien visto///(Falsa ciega, p. 31).

El segundo libro, Resplandor, está construido con poemas para leer en voz baja, es decir, en un íntimo comercio del libro con el lector, a juzgar por el amplio despliegue de espacios en blanco que circundan versos y palabras. Esta disposición, a nuestro juicio, oscurece el texto, obligando a desentrañar los varios significados de cada uno de los poemas. En ambos libros, la contención es señal de desespero, mas un desespero en el sosiego, en la paz de quien ha aprendido a convivir con sus demonios. El volumen en su conjunto propone una lectura del mundo que vibra desde lo esencial, que canta a aquella frágil debilidad que nos sostiene del árbol y cuya voz se arriesga a anunciar e informar a los lectores que es ésa precisamente la marca de la vida. Por debajo de estos textos se mueve el yo de nuestros tiempos, un yo que busca, en su tranquila desesperación, el viejo paraíso.

Fuente: laliebrelibre.wordpress.com.

Comentarios

Required fields are marked *. Your email address will not be published.